Sábado 23 de octubre de 2021
24 AUG 2021 - 09:28 | Sociedad
Comunidad

Una librería de Santa Teresita regala cuadernos a quienes no puedan comprarlos

“Vengan sin problema, todos en algún momento de nuestras vidas hemos necesitado alguna ayuda”, dijo Valeria, la propietaria, que ayer puso a disposición 100 cuadernos rayados tapa dura.

La librería de Valeria está ubicada en la Calle 104, entre 124 y 125, en Santa Teresita.

Pese a la reducción de contagios de Coronavirus (van 13 semanas consecutivas de descenso en la cantidad de casos activos) y al avance del Plan de Vacunación, está claro que los desequilibrios económicos que la pandemia potenció no terminaron.

Muchas personas atraviesan dificultades en ese sentido. Conscientes de ello y a partir del reciente regreso de las clases presenciales en la Provincia, los propietarios de la Librería Sol de Mayo, ubicada en Santa Teresita (Partido de La Costa), pusieron en marcha una destacable movida solidaria: regalar cuadernos de tapa dura a quienes no puedan comprarlos.

Valeria, la dueña del negocio, escribió en la cuenta de Facebook de la librería “sé lo difícil que está hoy en día mantener la educación de nuestros niños. Por eso hoy desde nuestro rinconcito, les ofrezco para quien le sirva y realmente lo necesite, cuadernos rayados tapa dura”.

Hoy vamos a poner a disposición 100 cuadernos para que los papis vengan a retirar sin cargo.
¡A conciencia de cada uno, no se les pedirá datos de ningún tipo! Vengan sin problema, todos en algún momento de nuestras vidas hemos necesitado alguna ayuda, y siempre que lo necesite y necesito, Dios puso y pone a alguien en mi camino. ¡Los espero! Que tengan una hermosa semana y espero poder ayudarlos. Compartan así llega a quien lo necesite. Gracias
”, concluyó el mensaje.

No es el primer gesto de empatía comunitaria que tiene la propietaria de esta librería escolar, técnica y artística ubicada en la Calle 104, entre 124 y 125. Hace un tiempo contó que sumó elementos para Terapia Ocupacional y para niños y niñas con autismo, buscando lograr de esta manera una inclusión para todos sus clientes.

Y en los primeros días de agosto Valeria comenzó un curso de LSA (Lengua de Señas Argentinas). “Es algo maravilloso que ayudará mucho más a aquellos que tengan capacidades diferentes, como lo son los clientes de la Comunidad Sorda. De esta manera podré entenderlos y brindarles atención cuando lo soliciten”, explicó.