Martes 27 de septiembre de 2022
08 SEP 2022 - 10:09 | Sociedad
Policiales

La Provincia: detienen a un hombre de 47 años acusado de asesinar a sus 2 padres

Se trata de Martín Del Río, quien había incriminado a una empleada del matrimonio como “entregadora” y que ya fue liberada. El crimen ocurrió 24 de agosto pasado en Vicente López.

El detenido es el menor de los hijos del matrimonio Del Río y desde que terminó la secundaria trabajaba en las empresas de estacionamiento y seguridad de su padre.

Uno de los hijos del matrimonio asesinado hace 2 semanas en su casa de Vicente López (Gran Buenos Aires) fue detenido acusado de ser el autor del hecho en un supuesto doble parricidio, y a pocas horas de que la empleada que estaba detenida por el caso como presunta “entregadora”, fuera liberada por estar desvinculada del hecho, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Martín Del Río (47), el hijo menor de José Enrique Del Río (74) y María Mercedes Alonso (72), quien fue detenido cuando llegaba a su domicilio, en la entrada del country Nordelta (partido de Tigre).

La detención de Del Río (h) se dio luego de que el juez de Garantía de San Isidro, Ricardo Costa, ordenara la libertad de María Ninfa “Nina” Aquino (56), empleada de las víctimas y única detenida hasta entonces. La investigación la desvinculó de la causa, ya que consideró que no había elementos para mantenerla presa como presunta “entregadora”.

Según las fuentes judiciales consultadas por Télam, a Del Río (h) lo comprometen una serie de contradicciones sobre lo que hizo el día del hecho. Especialmente unos videos donde los investigadores lo detectaron caminando desde el barrio porteño de Núñez hasta la casa de sus padres en Vicente López, en el horario en el que se cree fue cometido el doble asesinato, el miércoles 24 de agosto último por la tarde.

Montó una coartada pero descubrimos que dejó estacionada su camioneta en el barrio de Núñez, con el celular ‘vivo’, prendido, dentro del vehículo para despistar, y fue y volvió caminando a asesinar a sus padres”, dijo a Télam uno de los investigadores a cargo de la pesquisa.

La misma fuente explicó que “el imputado tiene una renguera particular por un problema en una de sus piernas y tenemos con cámaras de alta definición a nuestro sospechoso caminando con la misma dificultad rumbo a la escena y regresando de ella”.

Los voceros revelaron que “el móvil podría ser económico”, ya que se está investigando si el ahora imputado tiene deudas y si realizó algún desmanejo con el dinero, los negocios y las propiedades de sus padres.

Los fiscales creen que fue el hijo menor quien el 24 de agosto último por la tarde llegó a la casona de la calle Melo al 1100 de Vicente López, que con alguna excusa convenció a sus padres para subirse al auto Mercedes Benz E350 estacionado en la cochera de la propiedad y que desde el asiento trasero los ejecutó con una de las dos armas faltantes en la casa, una pistola calibre 9 milímetros que su papá guardaba en la mesa de luz de su cuarto.

Además, creen que el disparo que se hizo en el living del primer piso de la casa, apoyado contra un almohadón para enmudecer el estruendo, que perforó un sillón y quedó incrustado en el parquet, fue un tiro para probar el arma antes de ir a la cochera a ejecutar a sus padres.

Los fiscales Gómez, Musso y Semería y los detectives de la DDI de San Isidro sospechan que luego de asesinar a su madre de un tiro en la cabeza cuando estaba sentada al volante, y a su padre, que iba de acompañante, de tres en la nuca, el tórax y una pierna, el parricida montó una escena revolviendo algunos ambientes de la casa, vaciando la caja fuerte y llevándose el DVR de las cámaras de seguridad, para desviar la investigación, simular un robo.

Además, según esta hipótesis, Martín Del Río más tarde incriminó ante los investigadores a “Nina" Aquino, la empleada que sus padres tenían hace 12 años, que terminó detenida como sospechosa de haber “entregado” el hecho, entre otras cosas, por una de las mentiras detectadas al nuevo acusado.