Lunes 15 de abril de 2024
19 FEB 2024 - 12:31 | Sociedad
Policiales

General Belgrano: el fallido arreglo de un lavarropas desencadenó el asesinato del policía

El oficial inspector de la Bonaerense, que tenía 39 años, se dedicaba al arreglo de electrodomésticos y visitó la casa del agresor, de 81. Los detalles.

Ernesto Gabriel Bramajo quedó imputado por el delito de “homicidio agravado por el uso del arma de fuego”.

Una discusión por el fallido arreglo de un lavarropas en General Belgrano fue la causa que llevó a Ernesto Gabriel Bramajo, de 81 años, a asesinar al policía Oscar Ezequiel Ochoa, de 39 años, según informaron fuentes del caso a Infobae. El fiscal Jonatan Robert, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Chascomús, pidió la detención formal del imputado y será indagado este lunes, tras la convalidación del pedido por parte de la Justicia de Garantías.

Cabe recordar que el homicidio del oficial inspector de la Policía Bonaerense que prestaba servicio en la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de General Belgrano ocurrió el sábado pasado, en horas del mediodía. Ese día estaba de franco, y como en su tiempo libre se dedicaba al arreglo de electrodomésticos junto a otras personas, visitó la casa de Bramajo para concertar el arreglo de un lavarropas.

En el lugar, Ochoa se entrevistó con el morador de la vivienda, a quienes sus acompañantes describieron por sus rasgos físicos y su ropa, quien no permitió que se lleven el lavarropas. Ante esto, se retiraron del lugar”, contaron las fuentes del caso a Infobae.

Poco después, cuando el policía conducía su camioneta Isuzu, en la que viajaban junto a otros dos hombres, en la calle 32, entre la avenida Rodolfo Walsh y calle 21, “fue interceptado por un Renault 9 de color gris que estacionó sobre el frente de avance de la camioneta, lo que motivó que frenara”. Entonces, Bramajo se bajó del coche, y se acercó a la ventanilla de Ochoa.

Según los testigos, le dijo algo al policía que no llegaron a escuchar y luego “extrajo un arma de fuego de entre sus prendas de vestir y le efectúa dos disparos a Ochoa el sector del rostro”. Uno de los disparos impactó en la región parotídea izquierda y el otro en el ojo izquierdo. “La víctima falleció por un paro cardiorrespiratorio traumático por lesión del tronco encefálico por acción de proyectil de arma de fuego”, ampliaron. 

El agresor huyó tras el crimen en su Renault 9. La Policía comenzó a buscar de inmediato al homicida y, finalmente, se logró aprehenderlo minutos después en avenida 2 de septiembre y Ruta 41, cuando intentaba huir.