Viernes 21 de junio de 2024
26 AUG 2022 - 18:13 | Deportes

El costero que está disputando el ultramaratón de 171 kilómetros atravesando Francia, Italia y Suiza

Sebastián Bonissone cumple su sueño en los Alpes europeos recorriendo una distancia en altura como la misma que hay entre Mar del Plata y Mar de Ajó. Historia de una superación.

Bonissone con el número 1389 con el que participa de la Ultra-Trail de Mont-Blanc, la carrera de montaña más imponente del mundo. De La Costa a los Alpes Suizos.

El Ultra-Trail de Mont-Blanc (denominado también UTMB) es el ultramaratón de montaña más importante del planeta. Tiene lugar una vez al año en los Alpes, atravesando Francia, Italia y Suiza, con una distancia de 171 kilómetros y un desnivel positivo de unos 10.000 metros, por lo que se la considera la carrera a pie de Trail running más prestigiosa del mundo.

Comenzar a correr por Mont-Blanc es sobre todo vivir una aventura interior, una experiencia única en la que cada participante tendrá que aprovechar sus puntos fuertes y superar sus límites físicos y mentales para cruzar la línea de meta. Este extraordinario viaje en el corazón del macizo permitirá que los remolques crucen valles y pasen en contacto con los picos más bellos, en un entorno alpino único en el mundo.

Con cerca de 3.000 participantes y más de 50 mil espectadores, Sebastián Bonissone, oriundo de Santa Teresita, corre ultramaratones y en esta prueba mundial recorrerá en altura los mismos kilómetros que separan Mar del Plata de Mar de Ajó por Ruta 11, algo que suena increible pero a lo que Bonissone se le anima.

Mientras los mejores corredores completan el recorrido en poco más de 20 horas, la mayoría de los participantes lo hacen entre 30 y 46 horas en promedio, más teniendo en cuenta que las alturas son pronunciadas de los Alpes. 

La largada se dio en Chamonix, donde los ultramaratonistas comenzaron su aventura en las montañas de Francia, Italia y Suiza por paisajes de sueño similares a los de la Patagonia argentina como Bariloche, San Martín de los Andes, Villa La Angostura y otras ciudades de la Cordillera. 

Con la experiencia ganada en las ultramaratones La Misión, en el Sur argentino, varias en sierras de la provincia de Buenos Aires, y las 100 millas de North Face de Santiago de Chile, Bonissone habia declarado a Entrelíneas.info que "el problema mayor es pelear contra el sueño en la noche y madrugada de competencia, sin dudas es el momento más duro”. 

La dura preparación para correr 171 kilómetros en los Alpes los realizó con la entrenadora y fisióloga deportiva Julia Stori, del equipo de alta competencia Skyward Athletes. Sebastián entrena en las dunas entre el Partido de La Costa y Pinamar para ganar masa muscular y adaptarse a las alturas, y también lo complementa en el llano con un exigente entrenamiento semanal que realiza en el gimnasio, playa y en la misma Ruta 11, donde el atleta podría llegar corriendo desde su casa a Mar del Plata luego de esta carrera europea. 

Sobre las claves de una competencia de ultramaratón, el costero apuntó que “al ser competencias tan largas, es muy importante la alimentación durante la carrera. En la semana previa hago una carga importante de carbohidratos como pastas y durante la ultramaratón voy comiendo sandwichs, barritas de cereales y tomando mucho líquido”, contó el atleta.

También Bonissone afirmó que “al momento de una carrera voy pensando en el sacrificio que hago por estar ahí, el esfuerzo, y trato de superarme en cada evento pensando en dar lo máximo”. 

Desde Santa Teresita, Florencia y su pequeña hija Afra siguen la competencia en vivo por la App Live Info o desde el link de Youtube https://www.youtube.com/watch?v=3I3LBAt8RPw