Lunes 08 de marzo de 2021
20/12/2020 - 09:21 | Noticias | Opinión

Cristina se agotó y exigió respuestas en la gestión

Panorama, por Ramón Indart. Cristina, la dirigente de mayor poder en Argentina, marcó los lineamientos del Gobierno. La elección está a la vuelta de la esquina. Los cambios.

Cristina Fernández de Kirchner habló en La Plata y marcó los principales lineamientos del gobierno nacional.

Repensar el sistema de salud. Alinear salarios salarios, jubilaciones, precios y tarifas. Exigir compromiso a los ministros. Y si no son capaces de tenerlo, cambiarlos ya. Cristina Fernández de Kirchner habló en La Plata y marcó los principales lineamientos del gobierno nacional. Ya no fueron cartas, sino un encendido discurso a modo de cierre del 2020, donde el Frente de Todos intenta ponerle fin a la pandemia para arrancar de una buena vez.

En el medio, la convivencia de innumerables sectores dentro de la alianza de gobierno que tienen planes muy distintos para el 2023. Antes, se viene 2021. Esa elección está a la vuelta de la esquina. Y el peronismo sabe que "encender la economía", como decía Alberto Fernández en campaña, será la clave para ganar la contienda. Economía mata relato. Bien lo padeció Cambiemos.

Cristina es hoy la dirigente política con más poder de la Argentina, algo conseguido a través de los votos. Un poder que, queda claro, está por encima del Presidente. Más allá de las consideraciones sobre lo bueno o malo que puede ser eso para el país, es así. Negarlo es no analizar el conjunto. Y si bien CFK considera a Alberto como un Presidente de transición, es fundamental una buena gestión para pensar hacia adelante en un Máximo presidente. Sea en 2023 o más adelante. Ella eligió a Alberto. El éxito o fracaso de su exjefe de gabinete será su responsabilidad.

En virtud de eso, la vicepresidente pidió, ahora de manera urgente, cambios en el gabinete. Funcionarios que no funcionan, había dicho antes. Ahora apuntó a "los miedosos": "Cuando no nos pueden parar en el Senado se van a los juzgados. El famoso lawfare no es sólo para estigmatizar a los dirigentes populares. Es para disciplinar a los políticos. Para que nadie se anime a hacer lo que tiene que hacer (...) Todos aquellos que tengan miedo o no se animan. Por favor: hay otras ocupaciones además de ser ministros o ministras. Legislador o legisladoras. Vayan a buscar otro laburo", instó. Asesores del Presidente consultados por ENTRELINEAS.info evitaron poner nombres propios, aunque las carteras de Comunicación, Justicia, Trabajo y Seguridad fueron las más cuestionadas durante las últimas semanas.

"Hay que jugar callados. Que no nos vean venir. Y se la vamos a ganar”. La frase se la dijo a este cronista un dirigente central del moyanismo, un sector que avanza sin prisa pero sin pausa para volver y adueñarse de la CGT.  

La “renovación” de autoridades debería hacerse en 2021 pero la elección legislativa podría demorar el asunto hasta 2022. La idea, como siempre dentro de la central obrera, es lograr "la unidad" para evitar el enfrentamiento abierto. El Presidente estuvo en el Día del Camionero dejando en claro que su gran aliado hoy es el apellido Moyano. Hugo quiere que Pablo, al frente de Camioneros, sea el titular de la CGT. En frente están Héctor Daer y los Gordos. No se pueden ni ver. Luego del acto, el viernes Fernández tuvo que compartir un almuerzo con la CGT para mostrarse abierto a todos, aunque ya no es sorpresa para nadie que quiere a los Moyano como dueños del armado sindical. La idea de los Gordos de armar un consejo propio junto a los empresarios sin presencia gubernamental cayó muy mal. El kirchnerismo encendió las alertas y desde entonces Máximo Kirchner los tiene apuntados. Además, del otro lado no hay un discurso único. La CGT, internamente, también está partida y desprestigiada. A la desconfianza del Gobierno se le suma que tuvieron malas paritarias y que el Consejo Directivo choca más de lo que acuerda. 

DEPENDE. La posibilidad o no de reelección de los intendentes de Buenos Aires sigue siendo tema de conversación en la rosca política. Y días atrás Emilio Monzó analizó el tema desde una visión interesante. Para el expresidente de la Cámara de Diputados todo dependerá de la ventaja que tenga el Frente de Todos sobre Cambiemos en la provincia que define la elección. Si la diferencia es amplia, no hay reelección para nadie y La Cámpora saldrá con sus jugadores a disputar territorio. Si no hay margen para una disputa así, el fallo judicial que tranquilice al peronismo está listo para salir a la cancha. Monzó volvió a caminar el conurbano bonaerense. Se mostró en Tigre junto a Rodolfo D'Onofrio, el presidente de River, que también busca incursionar en política. El tercero era Nicolás Massot. Buscan instalar a este último para ser candidato de Cambiemos en el distrito. Un peronista conocedor del distrito dijo a Entre Líneas: "Que fenómeno. Massa lo manda a Monzó a romper el acuerdo que tiene Segundo Cernadas con el intendente Julio Zamora". El río está revuelto en el delta.