Viernes 24 de mayo de 2024
24 JAN 2019 - 21:12 | Política

El gobierno argentino, en medio de la pelea de China y Rusia con Trump por Venezuela

El canciller Faurie acusó a Putin y Xi Jinping de apoyar a Maduro por negocios en común.

Pekín y Moscú tienen amplios intereses económicos, políticos y militares en Venezuela y, por lo tanto, no le soltarán la mano a Maduro.

El gobierno de Mauricio Macri se metió insólitamente en la disputa geopolítica de China y Rusia con Estados Unidos por Venezuela. Lo hizo a través del canciller Jorge Faurie, que se corrió del discurso diplomático y aseguró que Vladimir Putin y Xi Jinping siguen respaldando a Nicolás Maduro por negocios.

Se trata de una llamativa opinión de Faurie sobre una decisión soberana de dos gobiernos que además tienen relaciones más que correctas con Argentina y -sobre todo en el caso de China- importantes inversiones en el país. El presidente Macri tuvo reuniones con Putin y Xi Jinping hace menos de un mes y el tema de las inversiones (clave para el gobierno) fue central en esos encuentros.

El canciller opinó sobre la posición de Putin y Xi, una vez que se conoció que mantienen el reconocimiento de Maduro como presidente legítimo de Venezuela. "Conocemos la posición tanto de Rusia como de China frente al apoyo que ellos mantienen en Venezuela, no se olviden que ambos países han hecho una asistencia financiera muy importante en distintos momentos", indicó Faurie.

El funcionario amplió que "en el caso de China" se trata de "préstamos y algunos mecanismos de swap entre bancos centrales que han llevado a que ellos queden con garantías otorgadas por reservas petroleras y recursos naturales que tiene Venezuela particularmente del área minera". "Obviamente la suerte de los acuerdos hechos con el régimen de Maduro para ellos tienen importancia para recuperar la plata que han puesto y que tienen en este momento comprometida en Venezuela", completó Faurie para que quede clara la idea.

La posición del canciller macrista sostiene los argumentos de la administración de Donald Trump con respecto a China y Rusia, aunque en el contexto de una disputa geopolítica mayor que la cuestión venezolana. Es por eso que se trata de algo ajeno a Argentina y que encima involucra a socios importantes, incluido el país que como admitió el ministro Dujovne es el principal y casi único motor de las inversiones. 

Según el portal La Política On Line, eso no quita que el planteo de Faurie sea real. Es que sin China y Rusia en el medio, la pelea de Trump contra Maduro sería sencilla. Pero Pekín y Moscú tienen amplios intereses económicos, políticos y militares en Venezuela y, por lo tanto, no le soltarán la mano a su aliado Maduro.