Sábado 19 de octubre de 2019
08/07/2019 - 15:31 | Noticias | Política

Ramos Padilla: “¿Por qué tanto interés en que se vaya el juez federal de Dolores?”

Lo dijo Juan María Ramos Padilla, magistrado y defensor de su hijo Alejo en el Consejo de la Magistratura. Y agregó: “El presidente Macri utiliza todo el sistema estatal para perseguir a mi hijo”.

Alejo Ramos Padilla advirtió que quienes impulsan su destitución podrían estar implicados en la causa que él investiga.

El juez de Cámara del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 29 de la Ciudad de Buenos Aires aseguró que “Germán Garavano (N. de la R.: ministro de Justicia y Derechos Humanos) estuvo en Dolores conversando con el fiscal de la causa... ¿Por qué tanto interés en que se vaya el juez federal de Dolores?", en referencia a Alejo Ramos Padilla. "Si Macri dice que Ramos Padilla se ‘mando varias’, que se presente y que lo explique”, añadió.

Y opinó que “lo que está pasando con el Poder Judicial no le hemos visto nunca” y recordó que el famoso “Watergate” fue un caso de escuchas ilegales por el cual “cayó el presidente de los Estados Unidos”, en alusión a Richard Nixon, quien renunció en 1974.

Juan María Ramos Padilla denunció que existe un sistema de escuchas telefónicas ilegales que alimenta la denominada causa “Puf”, que lleva adelante el juez Claudio Bonadío. Según Ramos Padilla, ese sistema de escuchas tiene como objetivo desacreditar la investigación por asociación ilícita que viene realizando Alejo Ramos Padilla, titular del juzgado federal de Dolores, y que  tiene como protagonistas centrales al falso abogado Marcelo D’Alessio y a Carlos Stornelli, fiscal de la causa “Cuadernos”, que se tramita en el juzgado de Bonadío.

 “El primer ilícito está en pedir las escuchas ilegalmente; el segundo, en no destruirlas y el tercero, en distribuirlas como hizo Bonadío”, declaró Juan María Ramos Padilla en diálogo con el programa “Navarro 2019” en El Destape Radio. El magistrado remarcó que “Bonadío tiene guardadas las escuchas ilegales y las va a seguir usando”.
 
Sobre la difusión de esas escuchas en los medios, el experimentado juez dijo que “el periodismo no puede guardar una escucha, es algo ilícito, es como guardar un cadáver. No se pueden comprar escuchas ni utilizarlas como se está haciendo. Qué debe hacer el periodismo al respecto es un debate que tenemos que tener”.