Lunes 22 de julio de 2019
04/02/2019 - 20:12 | Noticias | Sociedad

Cuestionan a la Justicia de Tandil por reiterados robos que realizó un menor

El joven de 15 años quedó grabado en cada lugar que ingresó y se llevó pertenencias. La policía lo aprehendió un par de veces, pero por disposiciones legales siempre es liberado.

El video muestra claramente al menor que actúa en el edificio. Hasta aquí, nada puede hacerse para controlar al ladrón (foto: El Eco).

En los últimos días se han registrado distintos hurtos en diferentes comercios y edificios del radio céntrico de la ciudad, los que han quedado registrados en cámaras de seguridad privadas, imágenes que fueron entregadas a las autoridades policiales para que se ocuparan del tema.

Sin embargo, lo único que los damnificados obtuvieron como respuesta es que se trata de un menor de 15 años, con domicilio en el barrio La Movediza, cuya familia cuenta con un amplio prontuario por distintos hechos delictivos, en los que han participado y fueron detenidos. Sin embargo,  por más que el video muestra claramente al menor que actúa a cara descubierta, hasta aquí nada puede hacerse para controlar al ladrón reconocido.

El modo de operar del joven delincuente se basa en la tranquilidad, según las filmaciones en las que se lo pudo observar. Ingresa, se dirige a un determinado lugar, comete el ilícito y se marcha como si fuera algo totalmente normal.

Quienes han sufrido este tipo de hurtos, se vieron indignados porque la policía no puede más que aprehenderlo y luego liberarlo, por lo que han utilizado la red social Facebook para difundir la imagen del joven y al menos alertar a la población de lo que está pasando.

Probablemente el joven a la hora de delinquir también cuente con algún dato. Según relata el portal El Eco, eso presume la policía por lo acontecido en el edificio situado en Mitre y Paz. Ahí las cámaras de seguridad muestran el ingreso del joven, que recorre algunas dependencias, toma la cartera de la encargada que contenía 600 pesos en su interior, un celular y llaves del lugar donde trabaja para terminar escapando por una puerta trasera, cuyo pasillo comunica a la calle Paz.

Los uniformados estiman que el ladrón recibió información externa para moverse como si fuera un habitante más del edificio. La duda para la pesquisa está centrada en dilucidar si quienes brindaron algún tipo de información fueron personas que realizaron distintos trabajos de refacción en el lugar.

Lo concreto es que la difusión de la imagen generó varios comentarios de personas que fueron damnificadas en otros hurtos y además se escribieron datos precisos de quién es el autor, dónde vive y hasta de los lugares de donde terminó llevándose cosas.

ARCHIVADO EN: