Viernes 19 de julio de 2019
14/06/2019 - 18:41 | Noticias | Sociedad

La mamá de Rocío: "Ella no recuerda nada de lo que pasó" la noche de la masacre en Monte

La chica de 13 años regresó a su hogar este jueves tras permanecer 25 días internada. "No entiende lo que está pasando", dijo Luana a la prensa en la puerta de su casa.

"Yo le miro la carita y no está entendiendo bien lo que está pasando", expresó Luana, la mamá de Rocío Guagliarello.

La mamá de Rocío, la única sobreviviente de la masacre de San Miguel del Monte, habló sobre cómo se encuentra la chica de 13 años, quien fue dada de alta en la víspera, tras 25 días de internación.

"Yo le miro la carita y no está entendiendo bien lo que está pasando. No sabe y no se lo puedo explicar tampoco", expresó Luana, la mamá de Rocío, en declaraciones televisivas afuera de su casa.

La mujer explicó que su hija "está medio perdida" tras casi un mes de internación, dos operaciones y un delicado proceso de recuperación. La chica apenas puede comunicarse porque tiene la boca inmovilizada por una operación de maxilar, reprodujo el portal Minuto 1.

Rocío "sabe sólo lo que se le contó", estableció su madre, que tiene instrucciones precisas sobre cómo proceder ahora que su hija está de nuevo en su casa. "Tenemos que darle amor, nadie la va a apurar en nada", explicó la mujer.

"No podemos obligarla (a hablar) ni estar todo el día preguntándole cosas, es el tiempo de ella. Ella habla conmigo pero cosas de nosotras. Me ha preguntado cómo está su hermana, cosas así", contó Luana.

Rocío "tiene conocimiento del hecho" por el que terminó internada en estado delicado, reveló su madre, pero no recuerda los detalles ni las circunstancias por las que el auto en el que viajaba con sus amigos terminó incrustado contra el acoplado de un camión en la ruta, con un patrullero siguiéndolos a gran velocidad.

"Se le dijo todo, (pero) hay varias cosas que todavía no sabe. Se le dijo algo y estamos trabajando con eso", expresó su madre. La chica tiene la contención de su familia y de un acompañante psicológico que comenzó a trabajar con ella cuando estaba en el Hospital del Cruce.

Una custodia policial sigue apostada en la entrada de la casa de Rocío y su familia.