Jueves 28 de mayo de 2020
15/05/2020 - 19:14 | Noticias | Sociedad

Casa del horror en Bahía Blanca: una mujer tenía enjaulado a su hijo discapacitado

Tras una denuncia fueron rescatados seis chicos de entre 4 y 16 años, que vivían en condiciones infrahumanas. La mamá desmintió las versiones.

La especie de jaula con una puerta tipo reja donde fue encontrado uno de los niños, que es discapacitado.

La denuncia de una vecina permitió rescatar a seis chicos de entre 4 y 16 años de vivir en condiciones infrahumanas en una casa de la ciudad de Bahía Blanca. Uno de ellos es discapacitado y fue encontrado "en una especie de jaula, con una puerta tipo reja y un colchón tirado en el piso".

"Nos movió el piso encontrar una habitación con aspecto de celda", dijo impactado el comisario Nicolás Pérez en diálogo con LU2. La vecina sólo había aportado una foto, donde se observaban las condiciones en las que se encontraban los menores, pero no quiso hacer la denuncia formal por miedo a represalias.

Su testimonio, sin embargo, fue suficiente para que efectivos de la Comisaría Quinta hicieran un allanamiento este jueves en la vivienda y confirmaron la acusación.

El comisario señaló que el chico de 12 años estaba en una habitación de un metro por dos, de piso de tierra y usaba el respaldo de una silla como almohada. "La madre fue notificada de que así no se puede continuar. Entendemos que es un barrio muy precario, pero los menores no pueden seguir viviendo en esas condiciones", completó Pérez.

La propia Comisaría denunció el hecho e inició los oficios correspondientes, a raíz de lo cual los menores fueron trasladados con intervención del servicio local de Niñez, Adolescencia y Familia para que el cuerpo médico elabore un informe sobre sus condiciones de salubridad, higiene y nutrición. Sin embargo, por el momento no serán retirados de la casa.

Por su parte, Andrea, la mamá de los chicos, en una entrevista con La Brújula 24 desmintió al comisario y señaló que para ella "era normal" esa situación. La mujer remarcó que el procedimiento se hizo sin testigos y que no existen registros que prueben la versión de la policía.

"Es todo mentira lo que dice. El nene tiene su cama, colchón y almohadita. Juega por todos lados y hace vida normal. Camina, juega, canta y baila. Cuando ayer vino la Policía estábamos cocinando tortafritas", enfatizó.