Miércoles 28 de febrero de 2024
13 MAR 2023 - 09:57 | Sociedad
Medio Ambiente

La Región: la sequía y el calor producen estragos en canales y lagunas, que están en sus límites mínimos históricos

En lo que va del año se registraron menos de 100 milímetros de lluvia y temperaturas extremas, en los que la máxima nunca bajó de 30º. Los detalles.

El canal 9, a la altura del hectómetro 60. La oficina de ABSA de Dolores informó que la situación es “extremadamente crítica” y llamó a cuidar el agua potable.

El año 2023 será recordado como uno de los veranos más calurosos en la Región y aquel en que la sequía –que afecta a todo el país– produjo estragos. La foto que acompaña a esta nota es elocuente: fue tomada en el canal 9, a la altura del hectómetro 60, por un productor de Dolores. La conclusión es obvia: no hay agua. Mientras tanto, el calor de marzo se sostiene de una manera inusitada.

Según datos de la estación meteorológica de Dolores, en los primeros días del último mes del verano las temperaturas máximas no han bajado ningún día de 30 grados y han alcanzados picos históricos para este mes: los cuatro primero días del mes, por ejemplo, el  termómetro marcó 37 y 38 grados.

Además, en este período, las mínimas no han descendido más allá de los 18°, por lo que la situación de calor se agudiza. Febrero fue aún peor, con dos días de 40  grados de máxima, y uno de 39°.

El fenómeno de la Niña que afecta a todo el país y que los meteorólogos aseguran comienza su lento retroceso, deja como saldo un total de sólo 93 mm en los primeros 71 días del año. La última lluvia fuerte se registró el 1 de diciembre, cuando cayeron 71,1 mm, lo que llevó el total de ese mes a 98,8 mm. Enero sólo registró 51,9 mm y febrero, 37,2 mm. Por ahora, en marzo, cayeron sólo 4 mm.

La preocupación alcanza no solamente a la actividad agropecuaria, la cual viene registrando serios daños, sino también para la provisión de agua potable. Recientemente, la oficina de ABSA de Dolores informó que la situación es “extremadamente crítica” y llamó a cuidar el agua potable.