Domingo 17 de enero de 2021
25/11/2020 - 09:50 | Noticias | Coronavirus
La batalla contra el Covid

Coronavirus: por qué los científicos afirman que las vacunas son seguras pese a que “sólo” tardaron un año en desarrollarse

La noruega Emma Hodcroft, epidemióloga molecular de la Universidad de Basilea (Suiza), explicó porque los avances en la pelea contra el Covid-19 han sido tan veloces. Hoy, la Universidad de Oxford anunció que su vacuna estaría aprobada antes de Navidad.

En Europa esperan vacunar a buena parte de su población durante el verano para llegar al invierno protegidos y a resguardo de otro brote grande de Coronavirus.

Es lógico que lo desconocido genere temor y/o desconfianza. Es lo que le pasa a algunas personas con las vacunas del Coronavirus, pese a que en todo el mundo la vacunación es una medida de salud preventiva con décadas de aceptación por parte de gobiernos y ciudadanos.

El escepticismo sobre la seguridad de las vacunas que a paso acelerado se están desarrollando  contra el Covid-19 radica, en muchos casos, en la velocidad con la que la ciencia ha logrado acercarse al umbral de una solución para una enfermedad que causó más de 1.400.000 muertos y casi 60 millones de contagiados.

En una entrevista brindada a la plataforma Bloomberg Quicktake, la epidemióloga molecular Emma Hodcroft ofreció una didáctica explicación sobre las diferencias fundamentales entre las vacunas tradicionales, que tienen detrás años de trabajo hasta estar a disposición de la población, y las vacunas sobre las que se trabaja desde hace meses para frenar la propagación del Coronavirus.

“Es una gran pregunta, que me hacen mucho y en la cual vale la pena adentrarse. Lo primero que es importante saber es que las dos vacunas de ARN (N. de la R: un tipo de tecnología novedosa, que es la que están emplean Pfizer y Moderna) y esta vacuna de virus modificado que Oxford ha desarrollado ya se encontraban en desarrollo, probadas y observadas para otros virus antes de la pandemia de SARS-CoV-2. Con lo cual aquí no estamos partiendo de cero. Esa es una parte importante”, aseveró  Hodcroft, que es noruega y trabaja en la Universidad de Basilea (Suiza).

Justamente se supo hoy que la vacuna que elabora la Universidad de Oxford y que distribuirá el laboratorio Astra Zeneca estaría aprobada en ese país "antes de Navidad", según aseguró Adrian Hill, investigador de ese centro de estudios superiores del Reino Unido.

La vacuna, de la cual Argentina se aseguró una partida de 22,4 millones de dosis para marzo, “tiene una inmunidad de un año y un poco más porque tenemos una vacuna parecida, hecha de la misma manera contra otro coronavirus llamado Mers (Síndrome Respiratorio de Medio Oriente) y el grupo de Sarah Gilbert (N. de la R.: científica y especialista en vacunas de la Universidad de Oxford) publicó unos datos que esa vacuna duraba un año y eso es muy prometedor".

En relación a la seguridad de estas vacunas, Hodcroft subrayó que “la otra cuestión a tener en cuenta es que cuando los científicos dan calendarios de 10 ó 5 años para desarrollar una vacuna, mucho de ese tiempo no  se emplea en la investigación científica, se usa para solicitar dinero, conseguir dinero, escribiendo reportes, esperando que lleguen los papeles y encontrando la gente suficiente para que tome parte en las pruebas, para convencerlos de que formen parte. Afortunadamente en la pandemia nosotros hemos superado muchos de estos desafíos verdaderamente rápido: el dinero ha estado allí y los participantes querían ser parte, estaban listos para ser voluntarios. Eso significó que pudiéramos avanzar con estas vacunas en un tiempo récord pero sin sacrificar la seguridad o la investigación”, concluyó la epidemióloga molecular.