Miércoles 21 de agosto de 2019
03/02/2019 - 16:56 | Noticias | Sociedad

La increíble historia de Yoel Almirón, el joven que imprime y dona prótesis 3D

Tiene 21 años y es de Las Toninas. Colabora con quienes necesitan manos o brazos. Sumó apoyo de la Municipalidad.

La historia de Yoel se viralizó en las redes sociales y enseguida fue convocado por el intendente Juan Pablo De Jesús y el secretario Cristian Cardozo.

Quiero darle una mano a quién la necesite”, es literalmente lo que dice y hace Yoel Almirón, un joven tímido y activo que con sus incipientes 21 años realiza prótesis funcionales y gratuitas con su impresora 3D.

Yoel se crió en el Partido de la Costa en la localidad de Las Toninas, realizó sus estudios secundarios en la Escuela de Educación Técnica Nº 1 de Santa Teresita y actualmente se encuentra cursando el 3° año de la carrera de Ingeniería en Sistemas de Información en la UTN de La Plata.

Su espíritu altruista y solidario hizo que en 2018 Yoel decidiera vender su moto para comprarse una impresora 3D y de esta manera poder poner en marcha su proyecto y cumplir su sueño: “Siempre tuve la inquietud de poder ayudar a alguien con los medios que tenía y al ver la impresora que me había comprado, sabiendo que con ella podía crear prótesis, empecé a meterme más en el tema. Mi proyecto consiste en poder ofrecer de forma gratuita estas sencillas prótesis a todas aquellas familias que no pueden pagarlas ni tienen el apoyo de las obras sociales y de esta manera poder ayudarlos a cambiar un poco sus vidas cotidianas”.

Así fue como en diciembre de 2018 concretó la entrega de la primera prótesis a Andrés, un hombre de 43 años de Las Toninas. “Este caso surgió el año pasado y consistió en 6 meses de trabajo ya que debido a mis estudios lo fui desarrollando en los tiempos libres que tenía. Hoy la tiene en su casa y le da uso a lo largo de sus días. Al vivir tan lejos de Capital Federal a veces es complicado conseguir gente que haga estos estilos de prótesis. Ser de acá, haber podido hacerla y ayudarlo me hace sentir mucha felicidad”.

La fabricación de estas prótesis a través de impresiones en 3D parecían, hasta hace pocas décadas, películas de ciencia ficción, pero escuchar a Yoel, explicar cómo las realiza, la toma de las medidas y de qué forma se insertan en las personas permite conocer un poco más sobre el tema. En el caso de su primer paciente, el joven costero pudo medir con su regla todas las extremidades para poder desarrollar la prótesis, pero no siempre esto es factible.

“Muchas veces uno no tiene la posibilidad de estar cerca de las personas que las necesitan y la única forma de tomar las medidas, estando lejos, es a través de una hoja cuadriculada en donde vos sabés que dos cuadraditos equivalen a 1 centímetro. Entonces se pide que la persona ponga la mano que posee sobre la hoja cuadriculada para sacar la medida, haces regla de tres simple y de esa forma sale el porcentaje para hacer el diseño en escala. Dependiendo de que articulación se trate -muñón de mano, codo o brazo entero-, la prótesis será distinta. Una vez que está impresa, se prueba que esté bien la medida y se coloca la prótesis sujeta con unos velcros. La parte del muñón queda insertada en el dispositivo y cuando la persona lo mueve hacia adentro la prótesis abre y cierra la mano, dejando de hacer fuerza. Es como una palanca. Luego, el paciente debe hacer unas prácticas de fisiología para aprender a utilizarla y adaptarse a la prótesis. Yo suelo utilizar vasitos descartables y una pelotita para que vayan probando agarrarlos, apilarlos y poniendo y sacando las pelotitas de los vasos. Eso les da mayor práctica y permite conocer que fuerza deben hacer para realizar distintas actividades”, explica Yoel.

El 25 de enero pasado, Yoel colgó un video en Instagram para difundir su proyecto el cual se viralizó de inmediato. “Agradezco a toda la gente que me ayudó ya que el video se difundió por todos lados y gracias a eso se pudo llegar a muchos casos de gente no sólo del Partido de La Costa, Villa Gesell y Pinamar sino también de España. Tomé nota de todos los casos, están todos documentados y ahora lo único que queda es arrancar y poner manos a la obra”. 

Además de tener una beca por estudio por el cual recibirá el Premio a la Excelencia de parte de la Municipalidad de La Costa, Yoel trabaja en la facultad para poder sobrellevar los elevados costos al vivir fuera de La Costa pero nada lo detiene a la hora de programar y pensar cómo ayudar a tantos casos que se le han presentado. “Hoy en día tomamos casos de manos y brazos que es lo más fácil que podemos desarrollar, pero están anotados casos que requieren prótesis de otras extremidades los cuales tenemos en lista de espera”, agrega Yoel.

La ayuda para financiar su proyecto llegó de la mano del intendente de La Costa, Juan Pablo de Jesús, quien lo recibió junto al secretario de Relaciones Institucionales, Cristian Cardozo. Yoel, acompañado por su padre, se juntó con el jefe comunal. “Le conté sobre mis inicios, de cómo llegué a imprimir las prótesis que hoy dono y de las cosas que tengo en mi vida para poder llevar este proyecto. Les interesó mucho lo que hago. Me ayudarán para poder continuar y me hablaron de dar charlas y de poder tener un equipo de trabajo para que esto se masifique más”. Yoel Almirón, un súper héroe de 21 años de carne y hueso.

ARCHIVADO EN: