Miércoles 30 de septiembre de 2020
23/05/2020 - 16:25 | Noticias | Coronavirus

Coronavirus: por qué es importante atender a asilos, cárceles y mataderos

Eduardo Locatelli, médico argentino que tiene a cargo la respuesta al covid-19 en el hospital Holly Cross de Fort Lauderdale, dijo que en los mataderos el contagio es del 70%.

La entrevista fue realizada en el ciclo #EntreLineasEnCasa.

“Hay que trabajar mucho en los sectores más pobres, los asilos de ancianos, las cárceles y los mataderos”. Eduardo Locatelli (ME77365), médico argentino que trabaja  en Fort Lauderdale, agregó un punto clave a los que habitualmente se señalan como sitios en los que la infección por coronavirus podría ser más peligrosa: los frigoríficos y mataderos. 

Locatelli, encargado de la respuesta ante el Covid-19 del hospital Holly Cross de esa ciudad estadounidense, indicó que los últimos casos que se registraron en ese país han sido en mataderos aunque, por cuestiones políticas, han sido minimizados. “Se infecta el 70% de los empleados de mataderos, pero hay una cuestión política por lo que se esconde, se trata de que no se diga, de no hacer las pruebas”, explicó en una entrevista trasmitida en vivo para el ciclo #EntrelineasEnCasa.

“Ahora estamos aprendiendo que la temperatura es muy importante, porque cuando la temperatura baja el virus sobrevive más tiempo”, por eso son tan peligroso los mataderos, en los que se trabaja con temperaturas bajas y la gente se aglomera”. Nativo de Dolores, Locatelli no obvió una recomendación para la región: “mi recomendación en Dolores es que le presten mucha atención a los asilos de ancianos, la  cárcel y el matadero: son los tres lugares sobre los que habría que prestarle mucha atención”. 

Locatelli relató que en el hospital donde trabaja, que forma parte de una red de 94 centros de salud, “el pico empezó en un asilo de ancianos, entonces se dividió el hospital en un sector para pacientes con covid-19 y otro para pacientes en general”. Pero también se suspendieron los turnos no urgentes “lo que hace que el hospital se vacíe”. En la segunda etapa empezamos a colaborar con los asilos de ancianos, para que controlen los pacientes que están allí para evitar el contagio interno. Sobre todo controlar quienes entran y salen de allí y evitar que lleven la infección de un asilo de ancianos a otro.”

Destacó que “la cuarentena es fundamental para evitar que haya un pico muy brusco, porque si eso sucede los sistemas de salud se sobrepasan”. En este sentido, consideró que “una cuarentena del 70% logra que la progresión de la infección baje lo suficiente como para que la curva logre su pico y luego decaiga”. 

Sobre la implementación de la cuarentena en Estados Unidos marcó las diferencias que existen entre la mentalidad de norteamercana y, por ejemplo, las formas en que se realizaron los aislamientos en China. “La población aquí prefiere morir antes de que le quiten la libertad, a pesar de que es muy controversial, porque si uno se infecta está contagiando a otros”. 

“Se espera que la gente se quede en su casa voluntariamente, pero se cierran los parque, los restaurantes, los trabajos. Si quieren salir a caminar no se lo puede limitar pero siempre hay una forma de actualizarla y hacerla efectiva”, dijo.

Cura y tratamientos
“La cura será cuando el 70% o más de la población haya sido expuesta al virus, ya sea por infección o por la vacuna”, sostuvo Locatelli. 

“La vacuna se va a lograr seguramente, el problema es en cuánto tiempo. Como es una pandemia tiene que ser para todo el planeta y ni siquiera sabemos si hay que multiplicarla por dos, tres, cuatro porque una vacuna a veces no lleva una sola dosis. Y después está el problema de cómo implementarla y distribuirla”. 

Sin embargo, en este momento lo más importante es encontrar “tratamientos que nos ayuden a evitar o disminuir la mortalidad y que la persona infectada sobreviva con pocas complicaciones”, hasta que la vacuna sea hallada e implementada. 

Anotó como esperanzadores los efectos del antiviral rendesevir y del tratamiento con plaquetas de personas que hayan tenido la enfermedad y se hayan curado. 

“La investigación es masiva, es casi imposible leerla todo. Eso determina que se va a encontrar algo que permita que, aunque la vacuna tarde dos años, la pandemia se va a manejar con cosas intermedias mientras tanto”. 
 
Nada será como antes
Los efectos de la pandemia, para Locatelli, dejarán profundas huellas. 

Convencido de que “la raza humana tiene la posibilidad de librarse de esta pandemia”, sin embargo insiste en que va a introducir una gran modificación a nivel planetario. “La educación va a tener que ser más a distancia, como la comunicación, la medicina, los trabajos”, dijo. 

Por eso consideró que no es posible quedarse aferrado a un pasado que quizás no vuelva y entender que a la pandemia “hay que mirarla con ojos de esperanza y de oportunidades también”.