Lunes 04 de julio de 2022
29 MAR 2022 - 17:34 | Coronavirus

Vacunación contra el Coronavirus: advierten por intentos de fraude vía redes sociales y WhatsApp

Desde el ministerio de Salud de la Nación detectaron cuentas falsas desde donde se solicitaba información personal a los ciudadanos.

Los estafadores buscan obtener información personal para luego suplantar su identidad.

Tras registrar fraudes y cuentas falsas vinculadas a la campaña de vacunación contra el Coronavirus, el Gobierno nacional difundió una nueva advertencia a través de un comunicado oficial.

“El Ministerio de Salud de la Nación advierte que no se contacta con los ciudadanos por medio de ninguna vía para pedir datos personales para la aplicación de la vacuna contra la COVID-19”, indicaron en la publicación.

A esto le sumaron: “La cartera sanitaria nacional adquiere y distribuye las vacunas, luego son las jurisdicciones las que se encargan de otorgar turnos para la aplicación de dosis a través de canales oficiales”.

Además, desde el organismo sanitario viralizaron una serie de placas informativas en redes sociales a través de las cuales brindaron más detalles sobre el modus operandi de los estafadores.

“Existen cuentas falsas que, utilizando el logo del Ministerio de Salud en su foto de perfil, se contactan con ciudadanos a través de WhatsApp u otras redes sociales”, explicaron, para luego remarcar que “el objetivo de esos contactos es engañar a la persona usuaria para que revele información y así suplantar su identidad digital y obtener algún beneficio”.

 

Qué es el phishing

La técnica a la cual hace referencia el ministerio es el phishing y se trata de una de las prácticas informáticas fraudulentas más comunes.

Tal como destacan desde el área de Innovación Pública del Gobierno nacional, se trata de un método para estafar y obtener información confidencial (como nombres de usuarios, contraseñas y números de cuentas bancarias) por fraude electrónico.

Su nombre proviene de la palabra inglesa fishing (pesca), y hace alusión a utilizar un cebo y esperar a que las víctimas “muerdan el anzuelo". A partir de esta técnica, el phisher o cibercriminal envía un mensaje a la víctima haciéndose pasar por una persona o entidad de confianza (en este caso, el ministerio), solicitando datos personales y privados.