Martes 16 de julio de 2019
19/12/2018 - 18:26 | Noticias | Sociedad

Revelaron cómo fue el ataque contra el dueño de Manolo

Su ex suegro le disparó dos veces y luego lo remató en el piso antes de suicidarse. Según la labor forense, no hubo terceras personas involucradas.

Según las pericias, no quedan dudas de que no intervinieron terceras personas y que los hechos se produjeron entre los dos fallecidos.

La autopsia efectuada en la tarde del martes a los cadáveres de Juan Santurian (63) y Miguel García (70) entregó por resultado lo que los investigadores preveían: que en el conmocionante hecho policial no participó una tercera persona. Y que además García remató de dos disparos a Santurian cuando éste había caído herido por el primero de los proyectiles.

Ahora el fiscal Alejandro Pellegrinelli agregará unas pocas diligencias más orientadas completar los peritajes y luego sí cerrará la causa frente al inevitable cese de la acción penal por la muerte de García, el asesino.

El staff médico forense de la Policía Científica trabajó durante varias horas en la morgue local y elaboró el informe que ya llegó a la fiscalía Nº5 de Pellegrinelli. El mismo explica, junto con las conclusiones de peritos balísticos, cómo García atacó a Santurian con su pistola calibre 40 en la cochera del edificio Boghos II, de Libertad y Salta.

Cuenta La Capital que se estableció que pasadas las 8.30 García se enfrentó a Santurian, el empresario dueño de la cadena de restaurantes “Manolo”, y efectuó un primer disparo que no habría dado en el blanco. Ese proyectil se incrustó en una pared. De forma posterior, García disparó nuevamente y se cree que hirió a Santurian en el brazo izquierdo, y la bala hizo un recorrido ascendente que  terminó alojado en la clavícula izquierda. La repetición del arma hizo que un nuevo disparo saliera casi inmediatamente y que hiriera a García en el tórax. Dichas heridas causaron la caída del empresario junto a la parte trasera de una camioneta Volkswagen Amarok, boca abajo.

Para el fiscal Pellegrinelli, García efectuó entonces dos nuevos disparos. Uno que ingresó por el dorsal izquierdo y salió por la axila derecha, para reingresar por el codo derecho. El otro entró por la nuca. Santurian murió en el acto.

En tanto, la autopsia al cuerpo de García determinó que apoyó su arma en el pecho y se disparó. La lesión en el músculo cardíaco fue tan severa que le produjo la muerte de manera instantánea.

La labor de los peritos balísticos en la cochera del edificio Boghos II aportó datos esenciales para entender la mecánica del asalto de García a Santurian. Los plomos recuperados del cuerpo más el que quedó en el piso debajo del cadáver completaron el informe en ese apartado pericial.

Si bien el personal de Policía Científica tomó muestras de las manos de García y Santurian para la realización del “dermotest” en busca de partículas de la deflagración, estos resultados no serán necesarios ante la prueba que ya existe. No quedan dudas de que no intervinieron terceras personas y que los hechos se produjeron entre los dos fallecidos.

Pellegrinelli, no obstante, proseguirá con la reunión de prueba científica y pedirá el sobreseimiento por extinción del único imputado.