Viernes 06 de diciembre de 2019
31/10/2019 - 15:49 | Noticias | Sociedad

No la dejaron votar en Dolores con el pañuelo verde en el brazo

Una chica dolorense no pudo votar con el emblema de la lucha por el aborto legal el último domingo. Policía, gendarmes y miembros de la mesa le pidieron que se lo saque.

El pañuelo verde se convirtió en un símbolo de lucha por la ley del aborto legal. Una chica no pudo votar con el pañuelo en su brazo en Dolores.

Ana Luz Moreno vive en Dolores y publicó una carta porque no la dejaron votar en la escuela que estaba empadronada con el pañuelo verde en el brazo. La insignia de la lucha por un aborto legal fue un impedimento para Ana Luz y ante el pedido de la policía, gendarmes y miembros de la mesa se lo sacó para ingresar al cuarto oscuro.

Ana Luz escribió en la Revista Sudestada que "tenía ganas de compartirles un episodio que me pasó el día domingo de las elecciones. Fui a votar a mi pueblo, Dolores, con el pañuelo verde en la mano. Al ingresar a la escuela, me pongo en la fila y un gendarme pasa y me dice que me saque el pañuelo, a lo que yo le respondo que no. Vuelve a pedírmelo, refiriendo que "estaba prohibido". Y yo le vuelvo a decir que de ninguna manera, que estaba equivocado. Me dice que va a buscar a una policía para que me lo saque. La busca, se acercan los dos y me vuelven a pedir que me lo quite. Me sigo negando y les explico las razones de por qué estaba en todo mi derecho de llevarlo. Siguen insistiendo porque, según ellos, estaba contra la ley "según la constitución" dijo la policía". 

A todo eso, empecé a gritar que no era legal lo que ellos estaban haciendo: los de la mesa que fiscalizan no me ayudaron, hubo comentarios del tipo "está prohibido, no se puede". Otro dijo: "Sacatelo para entrar a votar", "encima con ese pañuelo querés entrar", "La única que se jode sos vos" me dijo una de la mesa. En ese momento, la policía me dice que si no acato las órdenes me llama un patrullero para ver "si puedo entender". Empiezo a gritar que no me estaban dejando ejercer mi derecho al voto por llevar el pañuelo. Se sigue acercando gente, pero muy pocos me acompañan y apoyan. La policía llama pidiendo refuerzos delante mío. De la mesa me piden que pase y deje el pañuelo. Me acerco, sigo insistiendo en que tenía todo el derecho de dejármelo puesto. La fiscal de la mesa me dice que mejor me lo saque "para no armar más pleito". 
Con lágrimas en los ojos, de la bronca e impotencia que me había generado toda esa situación, lo retiro de la mano, lo pongo en la riñonera que tenía conmigo y entro. En el cuarto oscuro me lo vuelvo a poner en la mano y salgo. Efectivamente, había llegado un patrullero a la escuela y estaban dispuestos a llevarme a la comisaría, tal como me lo había advertido la policía.