Viernes 30 de septiembre de 2022
31 MAY 2022 - 10:11 | Sociedad
Historias

Tres perros evitaron que muriera congelado un motociclista que se había accidentado

Sucedió en Río Negro, donde un joven que se había caído con su moto en desagüe y se arrastró hasta una zona de chacras. Los perros lo cubrieron y evitaron un cuadro de hipotermia grave.

La víctima quedó internada en el Hospital López Lima con traumatismos leves y algunas fracturas en el brazo. (Foto: Diario Río Negro)

Tres perros de General Roca (Río Negro) dieron los primeros auxilios a un joven de 31 años que había tenido un accidente en su moto en la madrugada del lunes y quedó tendido más de dos horas sobre una zona de chacras. Con 4º bajo cero, los animales fueron una suerte de "frazada" para el joven, quien no había sido visto y, por ende, no pudo recibir asistencia inmediata.

De acuerdo a las primeras investigaciones, el joven se había caído con su moto a un desagüe cercano, alrededor de la medianoche. Intentó buscar ayuda pero estaba mojado y como pudo, se arrastró hasta la entrada de la chacra donde lo encontraron. Allí, lo ayudaron los perros.

Según informó el diario Río Negro, fueron más de 2 horas las que esperó por ayuda y sorprendentemente el instinto y el calor de los perros ayudó a que no muriera de frío. “Los perros de la chacra lo vieron, se le subieron arriba y lo cubrieron, evitando así el congelamiento”, contaron fuentes hospitalarias.

Una ambulancia recibió el aviso cerca de las 2 de la madrugada y cuando llegó al lugar vieron al hombre tendido con principio de hipotermia y al borde del congelamiento. El personal policial pudo ver la escena, con los perros sobre el cuerpo del joven accidentado.

El aviso a la policía lo dio el dueño de la chacra, luego de ver a una persona merodeando en la oscuridad. Apenas llegaron los efectivos, vieron la moto dentro del desagüe, frente a la entrada del establecimiento, por lo que comenzaron rastrillajes.

Lo primero que vieron los policías al entrar a la chacra en plena noche, fue a tres perros echados. La escena les llamó la atención porque no ladraron. “Cuando volvieron a ese sector, debajo de los animales hallaron a un hombre temblando, con frío y mojado, a quien no se le entendía lo que decía por el frío”, contó el uniformado.